Be welcomed. Be healed. Belong.

Browsing This Week.

A MESSAGE FROM FR. MURRAY / UN MENSAJE DEL PADRE MURRAY

Over the last few months, I have been speaking about the mission of this parish and what it means for us to be disciples of Jesus. I have also begun to look at our community’s identity and what we need to do to be a parish for the next generation.

You’ll continue to hear me speak about this during this Lenten time, but for now, I have some suggestions as to what we can “give up” for Lent.

Perhaps, together, we can give up the idea of looking to the past in deciding how to move forward. Lent is a good time to give up the idea that old models of outreach will work if we just try hard enough and instead to do the scary work that Jesus showed us in the desert. We must resist the temptation to return to ideas from the past that no longer serve our mission; instead, we should trust that God is with us and will clarify our vision moving forward.

This can be challenging, but Lent will not be all desert and stones. We have some good models to learn from within the season.

In the middle of Lent, we celebrate the Feast of the Annunciation (March 25). This is one of my favorite Marian feasts, as it features this intrepid young woman, Mary, betrothed to Joseph, who courageously challenges the angel for more information. She then decides to trust God with her immediate and long-term future. It feels like an Easter promise given before we get to Easter. I love and admire Mary, and I love that our parish is named for her. “Queen of the Apostles” is one of her earliest titles, and I believe that she has been with this parish all along. We also will celebrate the Feast of St. Joseph (March 18), the patron of the worldwide Church. He, too, is trusting and believed he was in the hands of God. We trust in his intercession. 

On March 17, we will be celebrating the  patronal feast of the Archdiocese of Boston in St. Patrick. The Archdiocese of Boston became, and is still becoming, the spiritual home for many people as they emigrate to this country. Some are fleeing violence and oppression, and others are leaving to come here in the hope that they can build a life for themselves and maybe, one day, their families. Wherever you stand on immigration and the policies of our government, it is amazing that we are still viewed as the greatest place on the planet to come and start anew. The history of the Irish immigration is filled with some of the same acts of oppression and violence that are now being faced by people in other countries as they attempt to come to this country. They come with hope and a vision for the future.

This brings us back to the present and what we can do with Lent. I hope that this Lent helps us all to clarify what it means to be a disciple of Jesus Christ, trust our Father, and prepare for the future. May Lent and these great moments we remember during this season prepare us all for the greatest of seasons, the Sacred Triduum and Easter.

Peace, Father Murray  

Building news: We continue to address  the occasional heating problems in the churches, office, and rectory. This week, we had a problem in the rectory with valves and return pumps. The plumbers are always a little surprised that we continue with the steam heating and feel that we have been fortunate in having the pipes in such good condition after all these years.


Si bien me encantan los tiempos de Adviento y Navidad como inicio del nuevo año litúrgico, es la Cuaresma y la Pascua lo que realmente me emociona. No me "emociono" con los ayunos y la abstinencia, pero sé que son buenos para mí y anticipo positivamente los tiempos de Cuaresma y Pascua con todas las celebraciones que tenemos. Cuando éramos más jóvenes, mis padres a veces asignaban un "ayuno" para cada uno de nosotros. Dependía de nuestro comportamiento en el hogar, la escuela o después de una llamada telefónica de un padre del vecindario. (Esas llamadas causaron sacrificios absolutamente severos en nuestras mentes adolescentes). Otras veces dependía de nuestro tratamiento a nuestros hermanos o de una aparente falta de esfuerzo en la escuela. Mi alegría de leer proviene en parte de uno de mis sacrificios cuaresmales "asignados" de leer 30 páginas al día.

En los últimos meses, he estado hablando sobre la visión de la parroquia y lo que significa ser un discípulo de Jesús. También he comenzado a mirar, en ocasiones, quiénes somos y qué debemos hacer para ser una parroquia para la próxima generación. Me gustaría proponer que continuemos haciendo esto como parroquia durante este tiempo de Cuaresma. A veces identificamos algo para sacrificar o hacer por la Cuaresma. Tal vez podamos abandonar la idea de que los modelos antiguos funcionarán si nos esforzamos lo suficiente y, en vez de hacer el trabajo aterrador que Jesús nos mostró en el desierto, evitemos regresar a un pasado que dejó de funcionar y confiemos en que Dios está con nosotros y que Él hará más clara nuestra visión mientras avanzamos. Este tipo de Cuaresma puede ser desafiante, pero no será todo desierto y piedras en este período y tenemos algunos buenos modelos para aprender de este tiempo.

En medio de la Cuaresma celebramos la fiesta de la Anunciación (25 de marzo). Esta es una de mis fiestas marianas favoritas, ya que presenta a esta joven intrépida, María, comprometida con José, quien desafía valientemente al Ángel para obtener más información y luego decide confiarle a Dios su futuro inmediato y a largo plazo. Se siente como una promesa de Pascua dada antes de llegar a Pascua. Amo y admiro a María y me encanta que nuestra parroquia se llama María Reina de los Apóstoles. Es uno de sus primeros títulos y creo que ella siempre ha estado con nosotros. También celebraremos la fiesta de San José. Es útil recordar que él es el patrón de la Iglesia mundial. Él también confió, fue un hombre que creyó estar en manos de Dios. Y ahora a través de su intercesión, estamos, de cierto modo en sus manos.

El 18 de marzo celebraremos la fiesta patronal de nuestra Arquidiócesis en San Patricio. La arquidiócesis se convirtió y sigue convirtiéndose en el hogar espiritual de muchas personas a medida que emigran a este país. Algunos huyen de la violencia y la opresión y otros se van para venir aquí con la esperanza de poder construir una vida para ellos y quizás algún día para sus familias. Donde quiera que usted se ubique sobre la inmigración y las políticas de nuestro gobierno, es sorprendente que sigamos siendo vistos como el mejor lugar del planeta para venir y comenzar de nuevo. La historia de la inmigración irlandesa está llena de algunos de los mismos actos de opresión y violencia que ahora enfrentan las personas de otros países cuando intentan venir a este país. Ellos también vienen con esperanza y una visión para el futuro. Y esto nos lleva de vuelta al presente y a lo que podemos hacer con la Cuaresma. Espero que esta Cuaresma nos ayude a todos a aclarar lo que significa ser un discípulo de Jesucristo, confiar en nuestro Padre y prepararse para el futuro. Que la Cuaresma y los grandes momentos que recordamos durante esta temporada, nos preparen a todos para el mejor de los tiempos, el Triduo Sagrado y la Pascua.

Paz, Padre Murray

Noticias del edificio: Continuamos abordando los problemas ocasionales de calefacción en las iglesias, oficinas y rectorías. Esta semana tuvimos un problema en la rectoría con válvulas y bombas de retorno. Los fontaneros siempre están un poco sorprendidos de que continuemos con el calentamiento de vapor y piensan que hemos tenido la suerte de mantener las tuberías en tan buenas condiciones después de todos estos años.

 

Comments

There are no comments yet - be the first one to comment:

 

Subscribe

RSS Feed

Archive